José Simón Elarba Haddad: La basura puede convertirse en energía

La alternativa se basa en la incineración de la basura para obtener energía térmica y eléctrica limpia.

José Simón Elarba Haddad

La basura es uno de los más grandes problemas, aún sin resolver por completo, que tiene el planeta Tierra. Anualmente aumentan las cantidades de desechos sólidos producidos por cada persona. Solo en Europa se puede producir un total aproximado de 6 toneladas de basura por persona al año, lo que claramente produce problemas para los gobiernos y ciudadanos al no saber qué hacer con esa cantidad de desechos.

Sin embargo, desde hace años se ha venido desarrollando una alternativa que transforma los desechos sólidos en energía limpia. Es precisamente de lo que José Simón Elarba Haddad te habla hoy. La alternativa se basa en la incineración de la basura para, a través de un proceso, obtener energía térmica y eléctrica limpia.


Proceso para convertir los desechos

Un lector óptico es el encargado de separar las bolsas de acuerdo a su color (cada contenedor posee bolsas de colores, donde se coloca la basura de acuerdo a lo que contienen):
José Simón Elarba Haddad
El calor de la incineración se usa para hervir agua
  • Las azules contienen plásticos. Estas se envían a plantas de reciclaje para reaprovechar el material.
  • Las bolsas verdes, con restos de alimentos, se usan para obtener fertilizantes como el compost y el biogás, utilizados como combustible por los autobuses. 
  • Las blancas van a incineración a un horno de 850°C.
Mientras se incineran las bolsas se produce un calor, este es utilizado para hervir agua y su vapor cumple dos funciones: 

  1. Produce movimiento en una turbina, la cual produce electricidad, que se aprovecha en las escuelas y alimenta la red de calefacción municipal. 
  2. Después de la incineración, el 20% de la basura ingresada se convierte en cenizas las cuales son enterradas.

José Simón Elarba Haddad
El objetivo es generar energía limpia
Para José Simón Elarba Haddad es importante destacar que esta forma de producir energía, a pesar de ser innovadora en la búsqueda de soluciones para evitar la contaminación, no es bien recibida por todos en el mundo porque al incinerar también se producen gases contaminantes para el planeta, pero a diferencia de los métodos tradicionales de recolección y agrupación de la basura, produce menos contaminación y además crea energía térmica y eléctrica limpia, de las cuales se benefician millones de ciudadanos de países como Suecia.

Este tipo de innovaciones contribuyen positivamente a la eliminación de los desechos no reutilizables que son enterrados y quemados sin discreción en todo el mundo, y dejan ver que es posible realizar cambios y mejoras a nuestra forma de vida.


Por José Simón Elarba Haddad

Comentarios

Entradas